Emmanuel Macron, presidente del mundo

0
19

La diplomacia alemana se ha visto sorprendida por la mano izquierda del presidente francés con líderes controvertidos como Trump o Putin

Emmanuel Macron recibe por todo lo alto a un Donald Trump en apuros en Washington

Emmanuel Macron recibió este domingo a Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, cerrando el círculo de dos meses de intensas visitas diplomáticas. Primero fue Vladimir Putin, hace tan solo unos días Donald Trump y ahora Benjamin Netanyahu, tres de los líderes más controvertidos del panorama internacional a los que el presidente francés ha seducido con gestos amigos y homenajes de alfombra roja.

En los tres casos, Macron se ha apoyado en conmemoraciones y fechas históricas para justificar los encuentros, como fueron los 300 años de relaciones diplomáticas con Rusia, el centenario de la entrada de Estados Unidos en la Guerra y, en esta ocasión, el 75 aniversario de la redada del Velódromo de Invierno, en la que se recuerda a las víctimas de crímenes racistas y antisemitas cometidos por el Estado francés.

Hace un mes, el Consejo Representativo de Instituciones Judías en Francia (Crif, por sus siglas en francés), invitó a Emmanuel Macron a presidir la ceremonia y él pasó la invitación a su homólogo israelí, que aceptó, y este domingo estuvo presente en una declaración clave: "Fue Francia quien organizó la redada y posterior deportación, que conllevó para casi todos la muerte, de 13.152 personas detenidas el 16 y 17 de julio en París", dijo Macron delante de Netanyahu. No es el primer dirigente francés que reconoce la responsabilidad, un clásico desde que Chirac fuera lo dijera en 1995, pero sí el primero en confirmarlo delante del máximo dirigente del Estado de Israel. "Rechazo el acomodamiento de los que fingen que Vichy no era Francia. Vichy no eran todos los franceses, pero era el Estado y la administración de Francia", dijo Macron durante el acto de conmemoración.

Tras el homenaje, ambos líderes se dieron cita en el Elíseo en un encuentro privado de casi hora y media en el que además de las cuestiones de Siria e Irán, se abordó la pacificación del eterno conflicto palestino-israelí, cuyos avances son prácticamente nulos. La última visita de Netanyahu a Francia tuvo lugar pocos días después de los atentados contra Charlie Hebdo y el supermercado judío en enero de 2015, cuando el líder israelí participó en la gran manifestación del 11 de enero. En enero, François Hollande organizó una conferencia sobre la paz en Oriente Próximo, con el conflicto palestino-israelí como foco principal, en la que Israel se negó a participar. Los intentos de Nicolas Sarkozy por mantener buenas conversaciones con Netanyahu también cayeron en saco roto.

Durante la reciente visita al Elíseo de Abu Mazen, presidente de la Autoridad Palestina, Macron insistió en la defensa de dos estados paralelos y condenó los asentamientos israelíes. En la rueda de prensa junto a Netanyahu, volvió a apoyar públicamente la necesidad imperante de dos estados paralelos con "fronteras seguras y reconocidas, y con Jerusalén como capital".

Francia pidió a Israel el respeto de los tratados internacionales, refiriéndose a las "construcciones de colonias", dijo ante Netanyahu, e insistó en mantener una actitud "vigilante" ante el acuerdo con Irán, así como "el armamento de Hezbollah", que preocupa a ambos dirigentes. "Nuestros países están igualmente unidos en la lucha contra los grupos terroristas", señaló Macron que indicó que acudirá próximamente a Israel.

La situación económica y la presidencia de Sarkozy y Hollande dejaron a Francia relegada a un segundo plano detrás de Angela Merkel, pero la llegada de Macron y la salida de Reino Unido de la Unión Europea están motivando una competición con Alemania por la hegemonía diplomática. La diplomacia alemana se ha visto sorprendida por los golpes de efecto del joven presidente que ha tendido mano izquierda con líderes que habían sido gestualmente despreciados por la canciller, como fue el caso de Trump durante el G20. "Macron no levantó los ojos al cielo ni lo sermoneó como hizo Merkel, sino que lo recibió con un desfile militar espectacular y palabras amables. Macron podría reemplazar a Merkel en su posición de diplomático en jefe de la UE", señalaba el diario suizo Neue Zürcher Zeitung. Sin duda, y con la reputación de Merkel en la gestión de distintas crisis internas en europeas, Macron podría plantarse como el nuevo líder de Europa, si no es así en todos los sentidos, al menos la balanza vuelve a equilibrarse entre ambos países.

FUENTE: El Mundo

¿Que opinas sobre esta nota?
  • Me interesa
  • Me Gusta
  • No me gusta
  • Me Indigna
  • Me da Igual
  • Me aburre
Compartir