El PJ de las provincias, en clave localista

0
15

Los gobernadores fueron los dueños casi exclusivos de la estrategia en los distritos en los que gobierna el peronismo. Ni la conducción nacional del Partido Justicialista. Ni, mucho menos, el kirchnerismo pudo influir más que de manera marginal. Hacerse fuerte en el terruño es la forma de fortalecer el esquema de gobernabilidad propio (sobre todo, en términos de escaños en la legislatura local y de apoyo social), pero también de negociar en mejores términos con el gobierno de Cambiemos y con el resto de sus pares. La reunión de doce gobernadores del jueves 3 parece un anticipo de la relación que pretenden y que esta elección puede calibrar.

Juan Schiaretti, por caso, se puso al hombro la elección en Córdoba, con su vice Martín Llaryora como primer candidato a diputado y Alejandra Vigo, su esposa, como segunda. Allí juega todas sus fichas frente a Cambiemos que tuvo la visita ayer el cierre de campaña del propio presidente Mauricio Macri y que tiene en Córdoba su territorio afín. Algo parecido a lo que ocurrió en Salta con Urtubey o en Mario Das Neves en Chubut, por caso. Aun en los distritos donde el gobernador apareció inicialmente como deudor de su antecesor, la estrategia de campaña, más allá de alguna negociación acorde con la correlación de fuerza existente, estuvo en sus manos. Domingo Peppo en Chaco, Gustavo Bordet en Entre Ríos y Juan Manzur son ejemplos de esto.

En contraste, la estrategia de Cambiemos fue la opuesta. Con representación como tal en 23 de las 24 provincias (salvo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), estableció un esquema de fidelidad en las candidaturas a la Casa Rosada y una defensa cerrada de la gestión nacional como condición. El cierre de campaña con varios funcionarios nacionales recorriendo las provincias para fortalecer a las ofertas locales tiene que ver con esto. Por caso, ayer, en el transcurso de pocas horas, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, visitó Entre Ríos, Misiones, Corrientes y Chaco, con un discurso unívoco: Cambiemos “va a ganar en todo el país”, a partir de la suma de los votos propios y la dificultad para sumar los peronistas, a partir de su fragmentación territorial.

FUENTE: El Economista

¿Que opinas sobre esta nota?
  • Me interesa
  • Me Gusta
  • No me gusta
  • Me Indigna
  • Me da Igual
  • Me aburre
Compartir