El que no votó, el que lo hizo en blanco y 1País, objetivos de Cambiemos

0
15

Aún a la espera de que la Justicia Electoral difunda el escrutinio definitivo, y devele así la diferencia entre Cristina Kirchner y Esteban Bullrich, los principales espacios definen las estrategias para octubre. En los pasillos de la Casa Rosada confían en que, el habitual aumento de la polarización en las generales, sumado a aquellos que no asistieron a las urnas en las PASO, beneficiará a Cambiemos. A quince cuadras, en el bunker oficial de Unidad Ciudadana conocido como Instituto Patria, hacen el mismo razonamiento. “En octubre seguramente vamos a llegar a ese número, 40 puntos, con votos del peronismo y de partidos más chicos que no llegaron al piso”, señaló días atrás Fernando Espinoza, al diario Clarín.

Pese a que la participación del pasado 13 de agosto fue mayor al que se esperaba (77%), se estima que en octubre superará el 80%. Crecerá también la polarización y posiblemente disminuya el voto en blanco, que fue del 3% para la categoría de senadores y del 5% para diputados. La pelea en los próximos 61 días entre Cambiemos y Unidad Ciudadana se centrará en convencer a los que no eligieron a ninguno de los dos espacios en agosto. Los que no votaron, los que lo hicieron en blanco, los que apostaron por fuerzas que no superaron el 1,5% o los que esperaban mejores desempeños tanto de 1País como de Cumplir, potenciales víctimas de lo que pueda hacer en las elecciones generales el factor polarizador.

En los pasillos de la Casa Rosada confían en que, el habitual aumento de la polarización en las generales, sumado a aquellos que no asistieron a las urnas en las PASO, beneficiará a Cambiemos

Entre los votos afirmativos de las primarias, según el escrutinio provisorio, un poco más del 3% responde a fuerzas que no participarán en octubre por no superar la barrera de las PASO. Entre ellas, Izquierda al Frente por el Socialismo, de Alejandro Bodart, CREO, Fernando “Pino” Solanas y el Frente Socialista y Popular, de Víctor De Gennaro. CFK apostará a estos espacios para que confíen en que votar a su espacio es la única forma de “ponerle un límite al Gobierno”. A esa misma fuente apuntará, a su vez, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). CFK apostará también a esmerilar el 5,9% que obtuvo Randazzo.

Cambiemos, en parte, sostiene que todo el que querría votar por la exmandataria ya lo hizo por lo tanto la tendencia a crecer entre quienes no votaron en agosto sería a favor del Gobierno. Pero apostarán, a su vez, a exportar votos massistas. Pese al gen peronista de 1País, el espacio de Massa y Stolbizer se reconoce, como primer premisa, antikirchnerista, por lo que Cambiemos confía en que un porcentaje del 15,5% que votó ese tándem optará en este turno por Bullrich y Gladys González. Que se elijan senadores –entran dos por la mayoría y uno por la minoría– conjuga a favor de apelar a la conquista del voto útil.

Entre los votos afirmativos de las primarias, según el escrutinio provisorio, un poco más del 3% responde a fuerzas que no participarán en octubre por no superar la barrera de las PASO

Antecedentes

Las experiencias de las tres PASO anteriores confirman que, en la primera vuelta –o en este caso elección definitiva–, aumenta la polarización a costa de terceras fuerzas, disminuye el voto no afirmativo (voto en blanco), y crece la participación. En 2011, la suma de las dos principales fuerzas fue del 58% en las primarias y del 70,8% en la definitiva. También en ese año, la participación en la provincia de Buenos Aires creció el 1% en una instancia a otra mientras que el voto no afirmativo mermó casi a la mitad. Dos años después, en las legislativas del 2013, la suma entre lo obtenido por Sergio Massa, del Frente Renovador y Martín Insaurralde por el Frente para la Victoria fue del 65% en las PASO y del 76% en la primera vuelta. El voto no afirmativo –datos publicados en el estadista semanas atrás– se redujo en casi 200.000 sufragios mientras que la participación creció el 2%. En aquella elección, el espacio más castigado fue el de Francisco de Narváez, que cayó del 10% al 5%. Tanto el Frente Progresistas de Margarita Stolbizer como el FIT, pudieron mantener lo logrado en las PASO y hasta crecer, como sucedió con el FIT, que pasó del 3,8% al 5%. En 2015, los números son similares. El Frente para la Victoria, en la provincia de Buenos Aires, mantuvo casi el mismo caudal de votos entre las primarias y las generales, mientras que Cambiemos creció del 27% al 33%, tras someterse a internas. En esta oportunidad, el voto no afirmativo disminuyó de 520.000 a 300.000. Asimismo, la participación que creció en 700.000 votantes, con la salvedad que importantes zonas del territorio bonaerense estaban afectadas por inundaciones.

De todas formas, habrá que esperar por lo menos tres días para conocer al escrutinio definitivo a cargo de la Justicia, tiene tiempo hasta el miércoles de la próxima semana.

FUENTE: El Economista

¿Que opinas sobre esta nota?
  • Me interesa
  • Me Gusta
  • No me gusta
  • Me Indigna
  • Me da Igual
  • Me aburre
Compartir