A Lorenzo una operación de cataratas le cambió la vida

0
17

Claudia Veloce
veloce.claudia@diariouno.net.ar
En un renovado compromiso con la sociedad, el programa Vendimia Solidaria de Fundación Grupo América posibilitó, a través de la colaboración de Clínica Oftalmológica Dyter, la operación de cataratas de un adulto mayor.
El beneficiario fue Lorenzo Ricardo Martínez, de 65 años. Es de la Ciudad de Mendoza pero vive hace cuatro años en un hogar de Rivadavia que depende de la Dirección de Adultos Mayores de la provincia, a cargo de Aldo Sáez.
"Me hicieron varios estudios y no tenía buena vista, con cataratas en los dos ojos. Me comentaron de esta posibilidad y empezamos a hacer todo el trámite y los estudios para poder operarme", expresó Lorenzo.
Este hombre vive junto con 24 adultos mayores, hombres y mujeres, que hacen de ese lugar un hogar, e incluso colaboran con las tareas cotidianas. Hay algunos abuelos en sillas de ruedas, pero la mayoría es independiente. "Llevo cuatro años y me costó adaptarme, pero hoy lo siento como mi casa. Yo estaba en la calle, vivía en la calle, era alcohólico, hasta que me detuvo la policía y me derivaron a un hogar en San Martín y de ahí a Rivadavia. Fue difícil, pero de a poco me fui recuperando y hoy al alcohol no lo necesito", aseguró.
Para él está operación de cataratas en ambos ojos cambiará positivamente su vida. "Me gusta mucho leer, pero no veía las letras, no las distinguía. Además, me va a dar más independencia".
La cirugía fue realizada por Pedro Miranda, socio fundador de la clínica oftalmológica, para quien "es un placer poder ayudar por intermedio de Vendimia Solidaria. Ya hemos trabajado juntos. Hoy la catarata es la primera causa de ceguera prevenible a nivel mundial y la verdad es que operar a alguien para que pueda realizar sus tareas cotidianas con normalidad es muy importante para nosotros".
Martínez es papá de 4 hijos y tiene nietos. Pero llegó un momento en el que sin trabajo no podía alquilar, sus hijos no podían hacerse cargo y tuvo que vivir en la calle. Así hasta que fue derivado al hogar.
Allí sus días transcurren entre las tareas cotidianas, charlas con los otros abuelos o juegos de tejo en la cancha que él mismo hizo.
Lorenzo cerró: "Quiero agradecer a Vendimia Solidaria y a la Clínica Dyter. Me han tratado tan bien, me han hecho todos los estudios y me han dado confianza, valentía y fuerza para hacerme esta operación y seguir con mi vida. Estoy muy agradecido por la atención y el esmero con el que me han tratado".
Fuente:

FUENTE: Diario UNO

¿Que opinas sobre esta nota?
  • Me interesa
  • Me Gusta
  • No me gusta
  • Me Indigna
  • Me da Igual
  • Me aburre
Compartir