Las piezas de utilería son fundamentales para recrear ambientes y dar dramatismo a cada cuadro de una puesta en escena.

Coronados de historia y futuro se pondrá en escena este sábado y la utilería tendrá un rol protagónico. Lucas Grasso es jefe de utilería mayor y menor, está a cargo del diseño y supervisión de los objetos que se realizan en diferentes talleres de artistas que trabajan para nuestra fiesta mayor.

Lucas es egresado de la UNCuyo, titulado como profesor de grado universitario en Artes Visuales, con especialidad en pintura. Este año es su primera experiencia a cargo de la utilería de la Fiesta Nacional de la Vendimia.

“Soy un artista multimedia de Junín y empecé produciendo. Ahora me toca estar del otro lado y es algo nuevo para mí y estoy muy contento. Es muy importante conocer las necesidades reales de la materialidad de las cosas, porque a veces el diseño es un poco distante, o sea, uno piensa una imagen, pero esa imagen responde a una escena en función del movimiento de los artistas, entonces ese era el desafío que yo tenía personalmente para este momento”, define el artista.

Las piezas de utilería son fundamentales para recrear ambientes y dar dramatismo a cada cuadro de una puesta en escena. La utilería menor se refiere a los elementos manipulados por una sola persona, en este caso por bailarines y actores, en tanto que utilería mayor son los elementos que, por lo general, llevan algún mecanismo o tienen estructuras más grandes, están pensadas para traslados más complejos y requieren varias personas para ser maniobradas.

Cuenta el artista que el proceso creativo parte de las necesidades del equipo artístico en base a la idea que mejor se adapte a esos requerimientos. Al respecto, Lucas detalló: “Tuve la suerte de tener el guion a mano con bastante antelación y con el director fuimos viendo qué era necesario y qué objetos eran los más indicados para ayudar a contar la historia de Pedro, el protagonista de la puesta en escena”.

Así es como, después de la puesta en común con el equipo, se definen los objetos para cada escena y cuadro por cuadro para comenzar con el trabajo de bocetado y de descripción del objeto, no solo en lo estético sino también en lo constructivo. Además, se debe trabajar en comunicación permanente con los coreógrafos, para que sepan cómo operarlos al coordinar con los bailarines, para que les sea fácil manipularlos.

“Tenemos una tarea bastante grande, porque en un cuadro, por ejemplo, son alrededor de 150 objetos que tenés que trasladar y que los actores tienen que manipular. Entonces hay que pensarlo y hay que organizarlo. Por otro lado, en cuanto a la descripción de construcción, se hace hincapié en el peso, sobre todo en cuestiones de utilería mayor y estar atentos a si una pieza necesita ruedas o que tenga manijas para que sea más sencillo de trasladar, porque ahí también entra el trabajo de los traspuntes, acompañando en boca de salida”, detalla Grasso.

Con el fin de llegar a tiempo con cada una de las piezas y de acuerdo con los requerimientos técnicos, se realizó proceso licitatorio del que surgieron distintos talleres para objetos que son seriados por su cantidad. En tanto que para piezas más únicas y de corte artesanal, se hace contratación directa. Este tipo de modalidad ha permitido diversificar el trabajo y generar la posibilidad de participar a diversos artistas.

Adelantando un poco sobre lo que será esta Fiesta Nacional de la Vendimia, Grasso comentó: “Va a ser una fiesta muy equilibrada, donde cada área tiene un momento importante, o sea, en algún momento utilería toma un primer plano, en otro será el vestuario y en algún momento serán los efectos los que jueguen un papel importante. La pensamos así en torno a la historia de Pedro y hemos apuntado por una estética más realista, con dos o tres elementos que son coprotagonistas y que juegan un papel importante, acompañando al protagonista durante todo ese viaje y esa búsqueda que hace”.

Como es habitual, en cada Acto Central se utiliza parte de las piezas elaboradas en años anteriores y se reciclan de acuerdo con las necesidades del equipo artístico a cargo de la puesta en escena. En esta ocasión, siguiendo un criterio de sustentabilidad, se han reutilizado algunos objetos que son tradicionales.

En tanto, los materiales que se utilizan responden a un peso acorde a la manipulación de los artistas sobre el escenario. Por lo general, se trabajó con telgopor de alto impacto para modelar las piezas, estructuras de caño de PVC, y en cuanto a los acabados, se busca que sean prolijos, con terminación en cartapestas y pintados. Otro factor importante es el tipo de protección de los objetos, ya que la utilería tiene que resistir las tres noches de la puesta en escena, entonces, se busca un equilibrio entre un material liviano, pero de buena calidad.

En cuanto al desafío que este nuevo rol, Lucas reconoce: “Agradezco la oportunidad de poder estar acá y poder trabajar para estar a la altura de la situación. Cuando uno llega a estos momentos, cobran sentido otras cosas que ha hecho. Tal vez en algún momento lo sentí como muy grande y después la experiencia lo va envalentonando a uno y puede llegar. Siempre he estado decidido en lo que me gusta, siempre el arte ha sido algo que me ha llevado a un lugar, a un buen puerto, digamos, y que me da mucha satisfacción”.

“Para mí esto ha sido y va a seguir siendo un aprendizaje grande, porque poder participar en una fiesta de esta magnitud es una gran oportunidad como artista. Entonces, me lo tomo con esa responsabilidad, la de honrar ese trabajo y el lugar que uno tiene”, finalizó el artista.

Coronados de historia y futuro se pondrá en escena este sábado 2, domingo 3 y lunes 4 de marzo, en el Teatro Griego Frank Romero Day, en lo que será el Acto Central de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2024.

Fuente: PRENSA GOBIERNO DE MENDOZA