Los millonarios viáticos del Senado, sospechas en la galería Tonsa y ¿quién controla a los barras narcos de Mendoza?

Fecha:

Además: suspicacias por las protestas en Tupungato y la empresa tucumana de Manzur que busca recalar en Mendoza.

La suspensión del partido entre el Tomba y San Lorenzo es un botón de muestra de las fisuras que ostenta el “programa” de lucha contra la inseguridad impulsado por Alfredo Cornejo y su alfil, la joven ministra Mercedes Rus.

Allá lejos quedó aquel mega operativo en Godoy Cruz en el cual se avanzó contra puntuales búnkers y narcos de menor cuantía, con un despliegue pocas veces visto.

Los grandes traficantes de narcóticos siguen impunes, sin que nadie se atreva a tocarlos jamás. Son tipos poderosos, con llegada a lo más granado de la política local.

Sus aportes dinerarios a las campañas de radicales y peronistas les regalan una inmunidad que bien podría envidiar el mismísimo “Gordo” Valor.

El propio Daniel “Rengo” Aguilera ha reconocido oportunamente a este periodista haber puesto ingentes cantidades de dinero a ostentosos referentes de la política mendocina. Si se publicaran sus nombres, ello provocaría un escándalo sin parangón.

Dicho sea de paso, parte de los enfrentamientos que se vivieron durante la tarde de este sábado tienen que ver con la sorda disputa que se da entre dos grupos que buscan controlar la barra del Tomba. Uno de ellos responde al malogrado Aguilera.

Todos esos violentos viven de la venta de droga y la extorsión, y sin embargo caminan por las calles de Mendoza con una tranquilidad sorprendente. Nadie los busca siquiera. A pesar de sus prontuarios.

No son los únicos: los barrabravas de otros grandes equipos mendocinos viven de lo mismo. El gran negocio es la droga. La policía de Mendoza lo sabe, pero no puede hacer nada. Todo está acordado y negociado para que no se los toque.

Ya se dijo: la plata que se mueve es mucha, y constante. Y allí abrevan, no sólo los políticos, sino también los “porongas” policiales y los dirigentes de los clubes. Y cuando todo “se va de madre”, como ocurrió en las últimas horas, unos y otros se rasgan las vestiduras. Hipocresía en estado puro.

La misma que se vive en la Legislatura provincialdonde se habla de recorte de gastos y ahorro y se hace exactamente lo contrario: se nombra a los alcahuetes y familiares en ostentosos cargos que llegan hasta los 2 millones de pesos mensuales.

Los tipos saben que está mal, por eso esconden las resoluciones, que de todos modos pudo conseguir Diario Mendoza Today. Y las dio a conocer esta semana, generando una ola de pedidos de informes.

A continuación, siguiendo con las revelaciones de los gastos del Senado local, este medio da a conocer los viáticos de Hebe Casado y su alter ego Pablo Priore. También de algunos de los otros de los “becados” en la Legislatura. Nótense las sugestivas coincidencias.

Lo que ocurre en estas horas en aquel terruño es realmente escandaloso, aunque los grandes medios insistan en silenciarlo. A punto tal que el miércoles pasado la vicegobernadora y su secretario fueron visitados por funcionarios de Hacienda de la provincia: a uno lo levantaron en peso por la paritaria de legislatura; al otro por la cantidad de desatinos en el Senado.

Por lo pronto, alguien debería pedir explicaciones por el nombramiento de Emiliana Lilloy, prima de Priore, quien también aparece designada en el Poder Judicial como asesora de la ministra Teresa Day.

Mientras ocurre ese festival de dispendio de dinero, trabajadores de diversos departamentos de la provincia protestan para que les aumenten sus magros salarios. Los que más se hicieron notar esta semana fueron los empleados de Tupungato, quienes finalmente llegaron a un acuerdo.

Digresiones aparte, hay quienes aseguran que lo sucedido se trató de una movida ingeniosamente pergeñada por el intendente Gustavo Aguilera para presionar al gobierno de Alfredo Cornejo por fondos frescos.

Se trata de rumores incomprobables, como aquellos que aseguran que la serie de allanamientos efectuados en la galería Tonsa el lunes pasado se motorizaron a raíz de la negativa de puntuales comerciantes de pagar la respectiva “protección” a la policía de Mendoza.

Se trata de las derivaciones de una causa judicial por comercio de estupefacientes que recaló en otros delitos relacionados con la actividad cambiaria ilegal y el lavado de dinero.

En tal contexto, sorprende que jamás se hagan procedimientos sobre ciertos locales dedicados a la venta de estupefacientes, históricos ellos. Nada que deba sorprender.

Lo que sí asombrará a propios y ajenos es un escándalo que se cocina a fuego lento: refiere a una empresa productora de gases llamada Cascia SA, manejada por testaferros del tucumano Juan Manzur, hoy senador nacional. La firma intenta colarse en el millonario negocio de la Salud en la provincia, “adornando” a la política.  Juran que invertiran mil millones de pesos.

Por lo pronto, un importante directivo de una empresa de la competencia debió irse del país por las amenazas recibidas. Sólo por animarse a revelar detalles de lo aquí mencionado.  Mafia en estado puro.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Mendoza Today

Compartir:

Suscribirse

spot_imgspot_img

Popular

Más como esto
Relacionado