Milei le cortó el chorro a Kicillof y el Gobernador kirchnerista se queda sin fondos para la campaña del 2025

Fecha:

El presidente Milei no cederá recursos ni enviará fondos para los “degenerados fiscales” como Kicillof, que quieran poner en riesgo el déficit cero y que busquen reventar las cuentas públicas.

El presidente argentino Javier Milei no dará ni un paso atrás con la estabilidad de las cuentas públicas y está determinado a cortarle el chorro a Axel Kicillof, el mandatario de la provincia que más gasta del país. El Gobernador ultra kirchnerista reveló su preocupación porque se queda sin fondos para las elecciones del próximo año.

El Gobierno Nacional no tiene intención de ceder en los recortes de fondos que ya ha aplicado a la Provincia de Buenos Aires, ni autorizará millonarias transferencias como ocurría en el desastroso y deficitario gobierno de Alberto Fernández.

Ante la falta de dinero, y sin intenciones de realizar el tan necesario ajuste del gasto público provincial, Kicillof quiere avanzar en la toma de nueva deuda, un proceso que requiere la aprobación del ministro de Economía de la Nación, Luis Caputo. Recientemente, se había informado que el ministro había aprobado uno de los dos pedidos de endeudamiento solicitados por Kicillof. Sin embargo, voceros del gobierno han desmentido esta versión.

Desde la Casa Rosada, le dejaron bien claro a Kicillof que si desea completar la autopista Presidente Perón, deberá hacerlo con recursos provenientes del presupuesto provincial. Para el Gobernador, esto le representa un desafío considerable dado el crítico panorama financiero provincial, producto de que Kicillof se ha negado a recortar gastos duplicados e innecesarios en la provincia.

Según un informe divulgado por el gobierno provincial, con el objetivo de recaudar fondos, se afirma que el Gobierno de Milei le debería ceder a Kicillof un monto de 5,8 billones de pesos, algo completamente alejado de la realidad, y que el ministro Caputo ya rechazó.

Kicillof, un mediocre economista cuyas teorías y posturas ideológicas son opuestas a las del presidente, es un defensor de políticas proteccionistas y del fortalecimiento del rol estatal, inspiradas en las ideas de Keynes. Esas mismas ideas, las cuales defiende el gobernador, que fueron las responsables de la destrucción y el empobrecimiento de Argentina, no solo se pueden evidenciar en cómo los kirchneristas dejaron al país, sino también en cómo dejaron a la Provincia de Buenos Aires, empobrecida y destruida, luego de numerosos mandatos de gobernadores peronistas, kirchneristas y keynesianos“.

Por otro lado, la presión ejercida por el presidente de YPF sobre el gobierno de Kicillof para que la provincia adhiera al Régimen de Incentivos para las Grandes Inversiones (RIGI) sorprendió incluso a la oposición. “Si la Provincia no adhiere al RIGI se terminó la discusión, ¿quién va a poner la plata?“, afirmó Horacio Marín.

El asunto es de suma gravedad, tanto que Kicillof ha optado por no responder a las declaraciones del líder de Techint. En La Plata son conscientes de que si la planta de Gas Natural Licuado (GNL) planeada por YPF y Petronas no se establece en Bahía Blanca, implicará un costo económico considerable para la provincia. Además, podría tener consecuencias drásticas para el peronismo en el sur de la provincia.

Kicillof, sin éxito, está enfocado en tratar de mostrar eficiencia y conexión con los ciudadanos de Buenos Aires, presentándose como una contraparte al presidente en términos de gestión. El gobernador apuesta a que un fallo de la Corte Suprema pueda revertir los recortes de fondos realizados por el gobierno nacional a Buenos Aires. “Es el Máximo Tribunal el que debe resolver este conflicto porque en este caso no puede ser resuelto políticamente“, declaró Kicillof en abril. No obstante, hasta ahora no ha habido un pronunciamiento del Máximo Tribunal al respecto, dejando al gobernador completamente solo.

Mientras tanto, la oposición provincial ha salido a advertir sobre la delicada situación financiera de la provincia. El senador Marcelo Daletto (UCR-Cambio Federal) ha difundido un informe que señala que el gobierno de Kicillof enfrenta un déficit de 1,4 billones de pesos para el año 2024, lo que equivale a 4,4 veces la masa salarial de los trabajadores públicos bonaerenses.

El informe destaca tres factores clave que explican el déficit en la provincia. En primer lugar, basado en la ejecución presupuestaria, menciona el pago de salarios de diciembre del año pasado, que ascendió a 320.000 millones de pesos, marcando así el punto más alto de gastos para 2023 y estableciendo un piso para 2024.

Otro factor es el déficit presentado en diciembre por el propio gobierno, que alcanzó los 627.296 millones de pesos. Por último, se hace referencia a las transferencias discrecionales que recibió la provincia el año pasado, totalizando 791.520 millones de pesos, las cuales se han recortado por completo para el presente año. Según estos datos, para el año 2024 se estima un faltante total de 1,4 billones de pesos.

Mientras no se haga el ajuste del gasto público, los impuestos y las deudas de la provincia de buenos aires no van a parar de aumentar.

 

 

 

 

 

Fuente: Derecha Diario

Compartir:

Suscribirse

spot_imgspot_img

Popular

Más como esto
Relacionado

Biden se expresó tras el intento de asesinato de su contrincante Trump

El presidente de Estados Unidos agradeció al Servicio Secreto...

Thomas Matthew Crooks, el joven de 20 años que, según el FBI, le disparó a Trump

El sospechoso, fue abatido por las fuerzas de seguridad,...

Trump fue herido en su rostro y retirado de un acto en medio de un tiroteo en Estados Unidos

El discurso se producía en Pennsylvania y se lo...