18.5 C
Argentina
jueves, octubre 19, 2017

SALUD

Demuestran que ir solo al colegio mejora la capacidad de decidir de los niños

EFE Esta práctica incrementa la percepción de seguridad de los menores.Además, el desplazamiento activo al colegio es una fuente de actividad física que promueve un estilo de vida más saludable. Una investigación de la Universidad de Granada ha demostrado que los niños que van solos al colegio tienen más autonomía y una mayor capacidad para tomar decisiones, y que esta práctica incrementa además la percepción de seguridad de los menores. El equipo de la Universidad de Granada, perteneciente al grupo de investigación PROFITH, ha demostrado que la movilidad activa, trasladarse al colegio caminando o en bicicleta, y hacerlo sin la compañía de adultos, aumenta la percepción de seguridad del trayecto que tienen los niños y su propia autonomía. El estudio se enmarca dentro de una iniciativa del área de Medio Ambiente de la Diputación de Granada, cuyo objetivo fue favorecer caminos seguros y saludables hacia el colegio. Según han explicado los responsables de la investigación, los datos se han obtenido en un estudio con 745 niños de entre 6 y 12 años que completaron un cuestionario para explicar si iban solos o acompañados de un adulto al colegio, qué modo de desplazamiento utilizaban, y la percepción de seguridad que tenían del recorrido. La investigación ha demostrado que, a partir de los 10 o 12 años, aumenta la tendencia de los escolares a acudir al colegio sin la compañía de un adulto y que lo hacen además de forma activa. Este hecho no solo incrementa la percepción de seguridad del trayecto en el niño, sino que también mejora su autonomía, la confianza en sí mismo y su capacidad para tomar decisiones. Los investigadores han concluido que el desplazamiento activo al colegio es, por otro lado, una fuente de actividad física en los escolares que promueve un estilo de vida más saludable. El investigador principal de este trabajo, Manuel Herrador, ha explicado que se produce un incremento de la actividad física y de la salud cardiovascular de los niños que apuestan por el desplazamiento activo, y más especialmente en aquellos que utilizan la bicicleta. Otra línea de estudio del grupo de investigación PROFITH se centra en analizar las mejoras cognitivas y de rendimiento académico que el desplazamiento activo puede llegar a producir. Los resultados de la investigación se recogen en un artículo científico publicado por Manuel Herrador, Emilio Villa y Palma Chillón, todos profesores del departamento de Educación Física y Deportiva de la Universidad y miembros del grupo de investigación.

Un estudio revela la relación entre el azúcar y la proliferación del cáncer

EUROPA PRESS Hasta ahora no estaba claro si su efecto era simplemente un síntoma del cáncer o una causa.Los tumores convierten cantidades significativamente mayores de azúcar en alimento, en comparación con los tejidos sanos.Gracias a este estudio han sido capaces de explicar la correlación entre la fuerza del 'efecto Warburg' y la propia agresividad tumoral. Científicos del Instituto Flamenco de Biotecnología y las universidades de Bruselas y Lovaina, en Bélgica, han aclarado por qué las células tumorales utilizan elevados niveles de azúcar para seguir creciendo, lo que se conoce como 'efecto Warburg', un hallazgo que puede tener un fuerte impacto en la dieta de los pacientes oncológicos. Así se desprende de los resultados de un trabajo conjunto de investigación de más de 9 años que publica en su último número la revista Nature Communications, en el que vieron cómo los tumores convierten cantidades significativamente mayores de azúcar en alimento, en comparación con los tejidos sanos. Este fenómeno ha sido ampliamente estudiado e incluso utilizado para detectar tumores cerebrales, entre otras aplicaciones. Pero hasta ahora no estaba claro si su efecto era simplemente un síntoma del cáncer, o una causa. Mientras que investigaciones previas sobre el metabolismo de las células tumorales se han centrado en sus peculiaridades metabólicas, este estudio aclara el vínculo entre la desviación metabólica y el potencial oncogénico de estas células. "Nuestra investigación revela cómo el consumo hiperactivo de azúcar de las células cancerosas lleva a un círculo vicioso de estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer. Así, es capaz de explicarse la correlación entre la fuerza del 'efecto Warburg' y la propia agresividad tumoral", ha señalado Johan Thevelein. Además, este vínculo entre el azúcar y el cáncer tiene consecuencias ya que proporciona la base necesaria para investigaciones futuras, pero con un enfoque mucho más preciso, han celebrado. En este caso la investigación de células de levadura fue esencial ya que estas contienen las mismas proteínas 'Ras' que se encuentran habitualmente en muchas células tumorales, que pueden causar cáncer cuando presentan alguna mutación. Así, utilizando la levadura como un organismo modelo, el equipo de investigación examinó la conexión entre la actividad Ras y el metabolismo altamente activo del azúcar. "Observamos en la levadura que la degradación del azúcar está ligada a través de la fructosa-1,6-bisfosfato a la activación de las proteínas Ras, que estimulan la multiplicación tanto de células de levadura como en el cáncer", ha señalado Thevelein. Además, este experto señala que una de las principales ventajas de haber usado levadura en su estudio es que "no se vio afectada por otros mecanismos alternativos de regulación celular en mamíferos, que puede tapar otros procesos fundamentales subyacentes".

El 80% de los enfermos terminales quiere recibir cuidados paliativos en casa

EFE En el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, la situación en España continúa atascada y las cifras apenas han cambiado en los últimos años.En el caso de las demencias, enfermedades neurológicas, hepáticas o cardiacas, el acceso a estas terapias es aún más limitado.Solo un 10% de los médicos asegura haberse formado en la atención a enfermos en fase terminal."La universalización de los cuidados paliativos haría innecesaria la legislación sobre la eutanasia". El 80% de los enfermos que se encuentra en situación terminal quiere pasar los últimos días de su vida en casa y reclama recibir allí cuidados paliativos, una demanda que en un alto porcentaje de casos no es atendida debido a la falta de formación especializada. Así lo ha señalado el presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), Rafael Mota, quien ha resaltado el papel que los médicos de atención primaria deberían jugar en la asistencia a estos enfermos en la recta final de su vida. "La atención primaria es fundamental, la base para poder ofrecer una atención de calidad en el final de la vida en los domicilios, porque el 80% de las personas quiere estar en sus casas al final de su vida, pero con unas mínimas condiciones", ha subrayado. La situación de los cuidados paliativos en España continúa atascada y las cifras apenas han cambiado en los últimos años. Entre 100.000 y 120.000 pacientes al año necesitarían acceder a este tipo de cuidados, pero sólo la mitad de ellos los recibe, especialmente aquellos que sufren una enfermedad no oncológica, ya que en el caso de las demencias, enfermedades neurológicas, hepáticas o cardiacas, el acceso a estas terapias es aún más limitado. La falta de equidad, tanto entre comunidades autónomas, como entre el ámbito rural y el urbano e incluso entre ciudades, es otro de los puntos flacos de los paliativos. En el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se celebra este sábado, la Secpal reconoce que "aún queda mucho por hacer". "Sabemos cómo se puede atender bien, pero la falta de recursos y formación hace que todavía, en España, haya muchos lugares en los que la gente muere mal", ha lamentado Mota. Así, el responsable del Grupo de Bioética de la Sociedad Española de Medicina General y Familia (Semg), Jacinto Bátiz, ha señalado que cada día mueren en España 140 personas con dolor y sufrimiento, algo que se podría evitar si estos enfermos hubieran sido atendidos por equipos específicos de paliativos. Para el presidente de la Secpal, médicos de familia, internistas, oncólogos y geriatras deberían ser algunos de los profesionales sanitarios con formación específica en paliativos. "La realidad es que mucha gente sigue muriendo en hospital, cuando, con un buen apoyo, podría estar en casa hasta el final. Uno quiere estar en casa, pero no quiere tener dolor y no hay color entre pasar el final de vida en casa o en un hospital, donde el ambiente en general es más hostil", ha explicado. Bátiz ha indicado al respecto que no más de un 10% de los médicos, al menos del primer nivel asistencial, asegura haberse formado en la atención a enfermos en fase terminal, lo que se traduce en falta de atención integral del proceso, falta de apoyo domiciliario y escasez de cuidados continuados. Este experto, que es también jefe del Área de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios (Santurce-Vizcaya), coincide con Mota en la necesidad de dotar de una formación acreditada en cuidados paliativos de todos los profesionales implicados en la atención de estos enfermos (médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadoras sociales). "A mí me gustaría tener el desarrollo de paliativos que hay en Irlanda o en los países nórdicos, donde hay mucha atención domiciliaria", ha admitido Mota, quien ha lamentado que, si bien el sistema sanitario español es de los mejores para curarnos, "no está preparado" para hacer frente al tratamiento de una enfermedad crónica avanzada. Bátiz, por su parte, se ha referido a la Ley de Derechos y Garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de la vida que tramita el Congreso de los Diputados, y ha asegurado que la universalización de los cuidados paliativos haría innecesaria la legislación sobre la eutanasia. Ha confiado en que esta nueva ley contemple también un equivalente a la baja laboral para que el familiar cuidador pueda cuidar al enfermo en el propio domicilio, lo que supondría un ahorro económico evidente al evitar estancias hospitalarias que son de altísimo coste, así como una mayor calidad de vida para el paciente.

Investigadores españoles hallan una proteína que puede ser diana terapéutica contra la obesidad

EFE El estudio ha sido liderado por investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III de Madrid.Nuestro metabolismo cuenta con dos tipos de tejido graso: uno adiposo blanco que almacena calorías extra, y el marrón, una grasa 'buena' que quema energía.La investigación ha descubierto que una proteína, MKK6, es la que controla la transformación de la grasa blanca en grasa marrón. Investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) de Madrid han identificado una proteína que podría servir como potencial objetivo terapéutico para reducir la obesidad en el futuro. La investigación, dirigida por las científicas del CNIC Guadalupe Sabio y Nuria Matesanz, ha demostrado que la proteína denominada MKK6 controla la transformación de la grasa blanca —acumuladora de lípidos— en grasa marrón —la que quema los lípidos para mantener nuestra temperatura corporal (reduciendo así la obesidad)—. El estudio, hecho en colaboración con científicos del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CiMUS) de Santiago de Compostela y de la Universidad de Extremadura, se ha publicado esta semana en Nature Communications. A día de hoy, la obesidad ya se considera epidemia: unos 2.200 millones de personas sufren sobrepeso u obesidad en el mundo. Con la colaboración de investigadores del Hospital Universitario de Salamanca, el grupo de investigación de Guadalupe Sabio analizó muestras de grasa de pacientes obesos y descubrió una proteína, la MKK6, que está presente en mayor cantidad de lo habitual. Al analizar su funcionamiento, las investigadoras del CNIC encontraron que dicha proteína reduce la transformación de la grasa blanca (acumuladora de lípidos) en grasa marrón, que consume esos lípidos para generar calor. Y es que, la grasa corporal es esencial para mantener el equilibrio energético y ayudar a regular la temperatura del cuerpo, pero no toda la grasa es igual, sino que nuestro metabolismo cuenta con dos tipos de tejido graso: un tejido adiposo blanco que almacena calorías extra, y el marrón o pardo, una grasa 'buena' que quema energía para mantener la temperatura adecuada. La grasa parda puede activarse por el frío y "genera calor en lugar de almacenar grasa", explica Sabio. Pero lo más interesante es que la grasa blanca normal "puede llegar a transformarse en parda y aumentar así la temperatura corporal", un hallazgo que ha convertido a la grasa parda en una posible diana terapéutica para tratar de eliminar el sobrepeso. Según explica Nuria Matesanz, sus resultados indican que "las personas obesas pierden esta capacidad de activar la grasa parda o de transformar la grasa blanca en parda y, por tanto, de perder peso mediante este proceso". En el estudio, las investigadoras han visto que esta incapacidad de transformar la grasa blanca en parda está causada por la proteína llamada MKK6, que está aumentada en la grasa de las personas obesas. Con modelos animales han podido demostrar que dicha proteína provoca que la grasa blanca no se pueda transformar en parda. Así, los ratones que carecen de esta proteína tienen una mayor cantidad de grasa parda y, en consecuencia, se encuentran protegidos ante la obesidad al eliminar la energía sobrante en forma de calor. Las investigadoras han demostrado incluso que la eliminación de esta proteína, una vez los ratones son obesos, serviría para frenar la obesidad y reducir peso. Todos estos datos confirman que la MKK6 podría convertirse en una diana terapéutica en la lucha contra la obesidad.

Los eventos traumáticos pasan factura al corazón de las mujeres

EUROPA PRESS Las patologías del corazón son una de las principales causas de muerte en las mujeres.Las experiencias traumáticas se definieron como acoso sexual, muerte de un niño, accidente de coche, un desastre natural, o ser víctima de un asalto. Hoy parece que ya se ha demostrado todo lo que conduce a enfermedades del corazón, como fumar o tener presión arterial alta, e, incluso, incluso existe una creciente evidencia de que los factores psicosociales pueden causar problemas cardiacos. Un nuevo estudio demuestra cómo las experiencias traumáticas pueden afectar la salud vascular y, en última instancia, a las enfermedades del corazón, resultados que se presentarán en la Reunión Anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés), que se celebra en Filadelfia, Estados Unidos, del 11 al 14 de octubre. Las patologías del corazón son una de las principales causas de muerte en las mujeres. Según la Asociación Americana del Corazón, cada minuto en Estados Unidos, una madre, esposa, hija o hermana de alguien muere de una forma de enfermedad cardiaca. Hasta la fecha, se ha hecho poca investigación para estudiar el impacto de las experiencias traumáticas en la salud vascular como precursoras de la enfermedad cardiaca. Tampoco se ha dedicado mucho trabajo a esta relación durante la transición de la menopausia, cuando el riesgo de enfermedad cardiaca es naturalmente creciente, junto con el deterioro de la función endotelial. El endotelio es el revestimiento interno del corazón y los vasos sanguíneos. En este estudio de 272 mujeres no fumadoras peri y postmenopáusicas, los autores analizaron si un mayor número de experiencias traumáticas de por vida estaba relacionado con una función endotelial más pobre, independientemente de las características demográficas, otros factores de riesgo de enfermedad cardiaca, los niveles de estradiol y antecedentes de abuso infantil. El resultado fue que las mujeres que reportaron un mayor número de experiencias traumáticas (tres o más) tuvieron una función endotelial más pobre que las puede hacer más susceptibles a sufrir un incidente cardiaco. Para el propósito de este estudio, las experiencias traumáticas se definieron como eventos tales como acoso sexual, muerte de un niño, estar en un accidente de coche, experimentar un desastre natural, o ser víctima de golpes o un asalto. "Estos hallazgos subrayan la importancia de los factores psicosociales, como la exposición al trauma, en el desarrollo del riesgo de enfermedad cardiaca en mujeres de mediana edad", afirma la doctora Rebecca Thurston, autora principal del estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos. Su colega JoAnn Pinkerton, director ejecutivo de NAMS, añade: "Dado el gran porcentaje de mujeres posmenopáusicas afectadas por enfermedades del corazón, este es un estudio importante que debe recordar a los proveedores de salud de la necesidad de discutir a fondo la historia de una mujer más allá de simplemente preguntar acerca de su salud física".

DESTACADAS